España y el DNI electrónico

Quienes están subscriptos al “egov Newsletter” desde hace algún tiempo, deben comenzar a aburrirse, ya que esta es otra editorial del tipo “como hacen las cosas mal en España y como todavía nadie lo hizo en América Latina”. Pido disculpas por la falta de gracia, pero es que no puedo con mi ser y tengo que decirlo: en el resto de los países de Europa están haciendo mejor las tareas.

La puesta en marcha del nuevo DNI es una de las más importante medidas de gobierno electrónico que llevará el gobierno de España y afectará a millones de ciudadanos.

A medida que se acerca la fecha de la apertura de la primera oficina piloto de implantación del DNI electrónico, comienzan a escucharse algunas voces con fuertes críticas hacia el proyecto. Las hay de todos los colores y sabores: desde los “tecnólogos” que afirman que la seguridad no es suficiente hasta los “políticos” que sostienen que el gobierno no informó lo suficiente a la ciudadanía.

Además de ello, analizar la implementación del DNI electrónico presenta un problema fundamental: la falta de información es una de las críticas más profundas al proyecto.

Por ello, no quiero entrar en temas técnicos, porque no soy experto en criptografía, pero hasta donde me he podido asesorar, el sistema de certificación no es todo lo fuerte que podría ser. Además, por si ello fuera poco, y sin ser exhaustivo, hay otras cuestiones dignas de mencionar:

1. En primer término, estamos suponiendo que el DNI electrónico es un paso adelante. Si bien en general estoy de acuerdo con esta afirmación, creo que debería reforzarse la información biométrica en los dispositivos. Este simple ejemplo ilustra lo que quiero decir: es paradójico que los “viejos” DNI, nos obliguen a identificarnos personalmente. Es necesario comparar el sexo, o la firma, u otras características personales de la persona que lo posee. Con el DNI electrónico ello no sucede. Es en sí mismo un mecanismo de identificación. Sin una cantidad importante de datos biométricos, “cualquiera” podría hacerse pasar por nosotros.

2. No se ha permitido el debate publico sobre el asunto. Esto no es un asunto menor. Desde el gobierno sólo se ha dicho: “este dispositivo es bueno” Ello es un daño muy serio a las libertades.

3. El gobierno está apurando el proyecto. Se estima tener establecido el DNI en el 2008. Muy pronto, a mi entender. Por ejemplo, en Bélgica, donde comenzaron en marzo de 2003, el período para la completa digitalización de todos los DNI es diciembre de 2009. En el Reino Unido lo están “deteniendo” debido al profundo debate y oposición.

4. Ni siquiera es necesario mencionar la incertidumbre que existe sobre puertas traseras que motiva la seguridad por oscurantismo, o la actualización, o la rapidez de respuesta ante la pérdida del dispositivo, etc.

5. No contiene datos médicos, como tipo sanguíneo o alergias a diferencia de otros países. Si bien para incluir estos datos es necesario reformar la legislación vigente en España. Me pregunto: ¿por qué no lo hicieron?

En definitiva, hasta el momento, el DNI electrónico se presenta como un medio para facilitar los pagos y algún trámite menor. Escenarios en los que podría presentar algún éxito de cara a la población. Además de ello, creo que queda mucho camino por recorrer para esta administración y sin duda será un tema que abrirá profundos debates en el futuro.

¿Y América Latina? ¿Está preparada para el DNI electrónico?. Algunos países, como Chile, por ejemplo, sin ninguna duda. Sólo espero que no repitan los errores de implementación de España.

Espero sus comentarios.

Relacionados

About the Author

Juan Gigli

Desarrollo de Negocio, Digital Marketing, email Marketing, Gamer

Be the first to comment on "España y el DNI electrónico"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*