Nuevo retraso para la ley de Administración electrónica

El ministro Jordi Sevilla anunció hoy que “la Ley de Administración Electrónica podrá estar aprobada a principios de 2008, aunque no entraría en vigor hasta 2009, y un año más tarde para las Comunidades Autónomas.

Si bien el retraso no es beneficioso para nadie, al menos es un baño de realidad. La administración electrónica en España está muy lejos de los objetivos que la ley impulsa.

Evidentemente el sector privado a través del Consejo Asesor de Administraciones Públicas, ha hecho que el ministro note que es imposible asegurar todavía derechos como: (y cito el proyecto textualmente)

2.1.- Derechos de los ciudadanos.
Se reconoce el derecho de los ciudadanos a relacionarse con las AA.PP. por medios
electrónicos. Este derecho incluye -en los términos que disponga la Ley – los siguientes:
… 2. A conocer el estado de tramitación de los procedimientos en los que sean
interesados.
3. A la utilización del DNI electrónico como mecanismo de identificación en cualquier
trámite telemático con cualquier Administración Pública…..”

Esto es sólo un ejemplo de una serie de enunciados, por cierto, muy valiosos, pero que hoy en día no son más que una expresión de deseos.

¿70% de los servicos online?

Hoy leo en El Mundo que el director general de Modernización Administrativa, Juan Miguel Márquez, comentó que la administración ofrece el 70% de los servicios por Internet.

No voy a discutir el porcentaje que el director menciona, que por lo menos me parece excesivamente optimista, pero vale hacer algunas aclaraciones bastante obvias, por cierto.

En primer término, el director se refiere a la administración central y deja de lado las autonómicas y ayuntamientos. Aunque sea obvio mencionarlo, también son parte de la administración y ofrecen servicios por Internet. Por cierto, en estos dos últimos casos (autonomías y ayuntamientos) ni siquiera el más optimista de los analistas se atrevería a promediar los servicios que ofrecen tan siquiera cerca del 25%.

Luego se menciona que con la ley el porcentaje de servicios disponibles subirá al 100%. No soy tan optimista, pero si así fuera, esta oferta de servicios estará compuesta por disponibilidad de formularios. Desde todo punto de vista, muy poco para una administración moderna, con ambición de interactividad y buen servicio al ciudadano.

Luego hay otro párrafo que llamó mi atención. Refiriéndose al servicio 060 “el número de personas registradas a esta página es ya de 14.000, lo que, en su opinión, demuestra el interés de la gente en esta ley

No me queda claro si el director se refiere a 14.000 registrados en el portal, que claramente son pocos, teniendo en cuenta que el mismo es la ventanilla única de todo el Estado español o 14.000 registrados en la sección de opinión sobre la ley, que me parecen demasiados.

Como sea, todo lo dicho son expresiones construidas a partir de números que nadie ha corroborado. En definitiva, mi sensación es que el interés que ha levantado está ley, no es tan grande como los funcionarios suponen.

La luna de miel del Ministro Clos

Seamos francos, Clos tiene suerte. Al comienzo de su gestión, puede mostrar a la sociedad (y a sus pares), avances concretos en el mercado de telefonía móvil con el lanzamiento de varios operadores virtuales y el desbloqueo del asunto Xfera.

Industria es un ministerio muy complicado, con grandes presiones e intereses en juego. Pero el ministro ha tenido fortuna hasta con el asunto de la OPA a Endesa, que ya parece cerrado.

Si bien el tema del canon es un asunto que llevará presión en los próximos meses a la cartera. En mi opinión no opacará los logros.

Según parece, el ministro Clos, empezará su gestión con el pie derecho. Resueltos una buena parte de los problemas que el gobierno arrastró por más de un año, el escenario para el ministro no podría ser mejor: atención de los medios, OPAs de baja intensidad, inversión, competencia, mejores servicios en el mercado móvil….

Este excelente escenario permitirá al devenido ministro de Industria, disfrutar por unos meses de una pequeña luna de miel. Muchas cosas podrían haber ido mal y no lo fueron. ¿Conocía el ministro el acuerdo con E.ON antes de asumir? En Barcelona ya estaba muy desgastado por tantos años de gestión y posiblemente al final de su carrera política. Sin embargo, el ministro Clos apostó fuerte. Por ahora, va ganando.